Blanco

Blanco

Un vino frutal y sorprendente. De vivos e intensos tonos amarillo-verdosos con destellos dorados, brillante. Destacan los aromas varietales, de frutas como el melocotón y la piña, flores blancas con matices a rosas y toque final a cáscara de almendra. En boca se presenta plena y amable, con buena cremosidad y persistencia, dejando un intenso y rico recuerdo final.